desde €2.46 por pastilla

¿Qué es ivermectina?
La ivermectina es un fármaco que se utiliza como de la estrongiloidiasis, que es una infección provocada por una clase de parásito (microfilarias) que entra al organismo a través de la piel, luego pasa a las vías respiratorias y se hospeda en el intestino. Asimismo, esta droga se utiliza para controlar la oncocercosis o ceguera de los ríos que los humanos adquieren al verse expuestos de forma repetida a las picaduras de las llamadas moscas negras. La ivermectina es parte de una familia de fármacos llamados antihelmínticos. La acción de la estrongiloidiasis es destruir los parásitos que se alojan en el intestino. En el caso de la oncocercosis, destruye los parásitos en desarrollo, no los adultos que causan la infección, por lo que en estos casos se complementa el tratamiento con otro fármaco indicado por el médico tratante.

Este fármaco se utiliza también para tratar algunas otras infecciones parasitarias que se detallan en “Indicaciones”.

Composición
El stromectol (nombre comercial de la ivermectina) se presenta en comprimidos que contienen 6 mg del principio activo ivermectina, además de los excipientes en cantidad suficiente, entre los que se encuentran almidón glicolato sódico, cellactose, talco lactosa monohidrato y estearato de magnesio.

Acción farmacológica
En los estudios clínicos realizados en voluntarios sanos en ayunas las concentraciones plasmáticas fueron proporcionales a la dosis, y el pico de la concentración media del componente más importante se dio aproximadamente a las 4 dosis luego de tomar el medicamento.

La concentración plasmática aumenta con el incremento de la dosis de forma proporcional. Este fármaco se metaboliza en el organismo humano y junto con sus metabolitos se excretan únicamente a través de las heces durante al menos 12 horas después que alrededor del 1% de la dosis ingerida es eliminada por la orina.

Indicaciones
La ivermectina está indicada para tratar las siguientes infecciones:
La estrongiloidiasis, una infección parasitaria producida por el parásito Strongyloides stercoralis en el intestino (no diseminada). Esta indicación está basada en los resultados de los estudios clínicos realizados del tipo comparativo y con diseño abierto.
Asimismo, este fármaco se utiliza en el tratamiento de la oncocercosis producida por el parásito nematodo llamado Onchocerca volvulus. Para avalar esta indicación se realizaron estudios comparativos, doble ciegos y aleatorizados. La ivermectina actúa sobre los parásitos en desarrollo pero no así en los parásitos adultos que produjeron la infección. Por ese motivo, se utilizan otros fármacos para eliminarlos o cirugía para extraer los nódulos en donde se encuentra el parásito adulto.

Dosificación
La ivermectina se debe tomar de la siguiente forma cuando se utiliza para tratar la oncocercosis y estrongiloidiasis:
Dosis única con un vaso de agua y en ayunas debido que no se conoce si los alimentos pueden tener influencia en la proceso de absorción de este fármaco. Se puede tomar la ivermectina al levantarse por la mañana o en otro momento del día. Es importante no comer ningún tipo de alimento dos horas antes y hasta dos horas después de la ingestión de la ivermectina. Generalmente, el intervalo propuesto para la administración del medicamento es de doce meses, pero en ciertas zonas geográficas es aconsejable repetir el tratamiento cada seis meses.

En el caso de la escabiosis la dosis recomendada es de una dosis única que se titulará de acuerdo con el peso del paciente. El médico evaluará si es necesario repetir la administración a los 15 días.

El peso del paciente juega un rol fundamental en la dosis elegida por el médico tratante, por lo tanto, los pacientes deben respetar lo indicado en cuanto a la dosificación para que el medicamento tenga el efecto deseado.

Efectos adversos
Los efectos adversos más frecuentemente registrados en estudios clínicos y en la información reunida en el uso poscomercialización del producto son fatiga, dolor abdominal, anorexia, constipación, diarrea, náuseas, vómitos, mareos, somnolencia, vértigo, rash, prurito y urticaria.

Los pacientes que toman ivermectina para tratar la oncocercosis pueden presentar algunos eventos secundarios específicos como hinchazón de ojos, cara, brazos, manos tobillos y pies; inflamación y dolor en las articulaciones, dolor e inflamación de ganglios, taquicardia, enrojecimiento, lagrimeo y dolor ocular, inflamación de ojos (párpados), sensación extraña en los ojos.

Como sucede con otros medicamentos, los efectos adversos pueden ser graves, por lo que si los pacientes presentan cualquier tipo de síntoma deben contactarse de inmediato con sus médicos. Algunos efectos adversos más graves son ampollas y descamación de la piel, urticaria y fiebre.

Contraindicaciones
Los pacientes deben conversar con sus médicos sobre las condiciones médicas preexistentes que poseen o los medicamentos que están tomando o han dejado de tomar recientemente antes de usar ivermectina. Por lo tanto, si su médico le prescribió este fármaco, antes de tomarlo infórmele si es alérgico a este producto médico o a cualquier otro medicamento; mencione todos los productos farmacéuticos (de todo tipo, lo que incluye los herbales) que está tomando, ha dejado de tomar recientemente o piensa tomar (especialmente medicamentos para tratar la ansiedad , para dormir o sedantes); informe a su doctor si ha tenido o tiene meningitis, enfermedad del sueño, o VIH/SIDA; informe a su médico si está embarazada, planea estarlo o si está amamantando; pregunte si puede tomar bebidas alcohólicas mientras hace el tratamiento.

Los pacientes que toman ivermectina para tratar la oncocercosis pueden sufrir mareos o desvanecimientos por lo que deben ser cuidadosos y no deben incorporarse con rapidez de sus camas.

Los pacientes que han padecido loiasis (infección por un gusano que produce problemas en los ojos y en la piel) o si vivió en África Occidental o Central en donde esta enfermedad es muy frecuente, debe decírselo de inmediato a su médico tratante para evitar reacciones graves.

Interacciones medicamentosas
No se han informado interacciones medicamentosas con la coadministración de la ivermectina y otras drogas. Sin embargo, se debe tener en consideración la unión muy alta de proteínas plasmáticas de esta droga, por lo que se debe tener mucha precaución antes de administrarla con fármacos que tienen el mismo tipo de unión plasmática.

Los estudios realizados luego del lanzamiento del producto, ya durante la comercialización del mismo mostraron interacciones medicamentosas poco frecuentes. Por ejemplo, cuando la ivermectina fue administrada con warfarina y digoxina.

Presentación
Comprimidos recubiertos de 3 mg cada uno en envases tipo blíster.

Conservar en temperatura menor a 30 °C.

Mantener este y todos los medicamentos fuera del alcance de los niños.