¿Qué es furosemida?
La furosemida es un fármaco que incrementa la eliminación de la orina, un diurético (comprimido para eliminar el agua del cuerpo), que en consecuencia reduce la presión arterial. Este antihipertensivo actúa a través de su acción diurética y se encuentra dentro de la familia de medicamentos llamados sulfonamidas.

A pesar de que la hipertensión arterial es una condición bastante frecuente, cuando los pacientes que la padecen no reciben tratamiento puede causar daño a diferentes órganos, y por consiguiente, terminar en enfermedades graves como pérdida de la visión, insuficiencia renal, infarto, y otros problemas.

Lasix (uno de los productos farmacéuticos más reconocidos y efectivos que contienen furosemida) se presenta en comprimidos para administración oral cuyo principio activo es furosemida, además de los excipientes como lactosa monohidrato, estearato de magnesio, talco y dióxido de silicio coloidal, entre otros.

Composición
Los comprimidos de furosemida contienen 20 mg y 40 mg de este principio activo, además de los excipientes en cantidad suficiente. También se presenta en forma inyectable: cada ampolla de furosemida contienen 20 mg del principio activo.

Acción farmacológica
La furosemida es un principio activo que como diurético inhibe la reabsorción de sodio y del agua, a través de su intervención en los lugares de unión del sistema de transporte de los electrolitos de sodio, potasio y cloro.

Asimismo, este fármaco amplía la velocidad de suministro de agua y electrolitos a los sitios distantes de secreción de potasio e iones de hidrógeno. Asimismo, con su acción hipertensiva, la droga disminuye la presión arterial, y reduce el volumen plasmático y de líquido extracelular. Al reducir el gasto cardiaco hasta un nivel normal, esto va acompañado con una disminución de la resistencia periférica.

Indicaciones
El principio activo furosemida se utiliza solo o en combinación con otros fármacos como tratamiento para controlar la hipertensión arterial, ya que el objetivo principal de la furosemida es tratar el edema (retención de líquidos, liquido excesivo en el cuerpo), que es causado por diferentes condiciones médicas como ciertas enfermedades del hígado, corazón y riñón. Este medicamento pertenece a un grupo de drogas llamado diuréticos, y elimina los líquidos.

Dosificación
La dosis inicial de furosemida más frecuente es entre 20 mg a 80 mg como dosis única. Generalmente se consigue el primer efecto deseado. Luego se puede administrar una dosis de 20 mg o 40 mg (entre 6 a 8 horas después de haber obtenido el efecto diurético).

La dosificación de furosemida se puede titular hasta 600 mg/día en pacientes con estados edematosos graves.

Este medicamento se debe conservar en su envase original y fuera del alcance de los niños. Se debe almacenar a temperatura ambiente y lejos de fuentes de calor. En caso de utilizar el producto en su presentación de solución, desecharla (de la forma adecuada) si no se utilizó después de 90 días de haber sido abierto el envase.

Los pacientes NO deben tomar más de la dosis recomendada por su médico, porque furosemida en dosis altas puede causar condiciones médicas graves.

Efectos adversos
Este fármaco puede causar una diuresis severa al disminuir fluidos y electrolitos, especialmente en terapias más prolongadas de dosis elevadas en pacientes que ingieren poco sodio. En esta misma situación, se puede producir una pérdida excesiva de peso y algún episodio intenso de hipotensión.

En caso de utilización de una dosis mayor a las usuales (20 mg y 40 mg) administrada de forma intravenosa o intramuscular, pueden ocurrir daño auditivo, tinnitus, sodera reversible.

Asimismo pueden aparecer efectos adversos relacionados con el tracto digestivo como náuseas, diarrea, anorexia, constipación y vómitos. Con relación a los cambios en el metabolismo, los efectos secundarios que pueden producirse con el uso de la furosemida son glucosuria e hipoglicemia, en pacientes con cierta predisposición a la diabetes.
Además de los efectos adversos mencionados anteriores, también pueden ocurrir neutropenia, púrpura, anemia, foto sensibilidad, urticaria, rash, tromboflebitis, pruritos y foto sensibilidad.

Los pacientes deben contarle a sus médicos tratantes las siguientes condiciones antes de tomar furosemida: si padecen alguna enfermedad del riñón, si tienen una próstata agrandada u obstrucción de la vejiga, si padecen cirrosis, si tiene algún desequilibrio de electrolitos como el nivel de potasio bajo, si tienen lupus, si tiene alergia a ciertos medicamentos, si padecen de diabetes, si están embarazadas (no se sabe si la furosemida puede causar daños al bebé en gestación).

No tomar furosemida si se está amamantando.

Contraindicaciones
Se debe evaluar en las personas que necesitan ser tratadas con furosemida el riesgo beneficio en caso de que padezcan ciertas condiciones clínicas como diabetes, gota, disfunción auditiva, anuria, disfunción hepática, antecedentes de pancreatitis infarto agudo al miocardio e hipersensibilidad a esta droga.

Los pacientes que toman furosemida siempre deben estar bajo monitoreo médico.

Interacciones medicamentosas
La furosemida puede incrementar la potencial ototoxicidad de los antibióticos aminoglucósidos, especialmente en los pacientes que padecen insuficiencia renal, por lo que se debe evitar este tipo de combinación. Es el caso también de la combinación de furosemida y el ácido etacrínico que no deben administrase de forma concomitante a causa de una probable ototoxicidad. Asimismo, esta droga puede potenciar el efecto de la succinilcolina por lo que se debe evitar su uso concomitante.

No se debe usar furosemida en pacientes que utilizan litio porque la furosemida reduce la depuración renal del litio, y hay más posibilidades de que ocurra toxicidad. Además, puede potenciar el efecto terapéutico de otros medicamentos antihipertensivos, y por otro lado, puede disminuir la respuesta arterial de la norepinefrina, por lo que hay que revisar cada caso en especial con el médico tratante.

Se debe controlar rigurosamente a los pacientes que toman indometacina y furosemida para establecer si se logra el efecto diurético y antihipertensivo del fármaco porque se cree que la indometacina puede influir sobre los niveles de renina en plasma y la evaluación del perfil de la renina.

Presentación
Comprimidos, solución oral, inyectable. Mantener en lugar seco, en temperatura menor a 25 °C.
La solución oral debe mantenerse a una temperatura menor a 8 °C. Una vez abierto el envase, utilizar antes de las 3 semanas.

Mantener este todos los medicamentos fuera del alcance de los niños.