desde €0.37 por pastilla

¿Qué es azitromicina?
La azitromicina es un antibiótico cuyo nombre comercial en EE.UU. es Zithromax. Naturalmente, en otros países se comercializa con diferentes nombres. Los antibióticos se utilizan para combatir infecciones producidas por diferentes bacterias. La azitromicina está indicada especialmente para eliminar las infecciones llamadas oportunistas en pacientes que padecen VIH.

Composición
La composición de los productos con azitromicina depende de la presentación farmacéutica del mismo. En todas las presentaciones (cápsulas, polvo para suspensión oral y comprimidos recubiertos) el principio activo es esta droga pero varía su concentración o cantidad presente en la fórmula.

Por ejemplo, las cápsulas duras contienen 250 mg de azitromicina base (265,05 mg de azitromicina dihidrato). Con respecto al polvo para suspensión oral, la concentración de la droga va desde 600 mg en el frasco de 15 ml hasta 1500 mg en el frasco de 37,5 ml. Los comprimidos recubiertos contienen 500 mg del principio activo.

Acción farmacológica
La azitromicina pertenece al grupo de antibióticos macrólidos junto con la eritromicina y la claritromicina. Estos antibióticos son bacteriostáticos y en concentraciones muy altas también son bactericidas para luchar contra ciertos microorganismos. Su acción comienza al unirse reversiblemente a la subunidad ribosómica 50S de los procariotas. De esta manera bloquean la translocación de aminoácidos.

Indicaciones
La azitromicina está indicada para el tratamiento de las infecciones producidas por gérmenes sensibles.

Estas infecciones son, por ejemplo, infecciones del aparato respiratorio superior e inferior (sinusitis, otitis media, bronquitis, faringoamigdalitis y neumonía).

La azitromicina es generalmente muy eficaz en el tratamiento de estreptococos de la orofaringe; no obstante, no se cuenta aún con datos que confirmen la eficacia de azitromicina en la prevención de la fiebre reumática.

Dosificación
La azitromicina se administra solo una vez por día, y el médico tratante calcula la dosis de acuerdo con la edad, peso y tipo de infección que tiene el paciente, de acuerdo a los siguientes detalles:

En adultos, se administra 500 mg por día durante tres días seguidos. El médico puede programar otra forma de administrar esos 1500 mg totales de azitromicina, con un comienzo de dosis de 500 mg y luego dosis de 250 mg durante cuatro días.

En niños y adolescentes, la dosis habitual recomendada es de 10 mg/kg/día en una sola toma, durante tres días consecutivos. Se puede administrar la misma dosis en cinco días, como alternativa terapéutica de acuerdo a la condición del paciente y el criterio médico.

No se necesita ningún ajuste para el tratamiento con azitromicina en personas de edad avanzada.

Para el tratamiento de la faringoamigdalitis estreptocócica, se recomienda una dosis de 20 mg/kg/día durante tres días consecutivos (dosis máxima de 500 mg).

Las dosis mencionadas anteriormente son únicamente dosis recomendadas que el médico a cargo del tratamiento debe evaluar de acuerdo a diferentes factores para cada paciente.

Efectos adversos
Este medicamento puede causar efectos adversos como cualquier otro producto farmacéutico, pero eso no significa que todas las personas que lo toman lo sufran. Si usted experimenta reacciones alérgicas (hinchazón de cara, cuello o labios, problemas para respirar, erupción o sarpullido) vea de inmediato a su médico. Lo mismo si aparecen ampollas en los labios, nariz, boca, ojos y genitales; diarrea con sangre o moco; vómitos, mareos.

Los siguientes son efectos adversos considerados poco frecuentes: neumonía, infecciones vaginales, dolor en el pecho, dolor de garganta, tos, infección por hongos, nerviosismo, pérdida de apetito, problemas de audición, mareos, problemas hepáticos, dolor de espalda y cuello, dificultad al orinar, aumento de la salivación, úlceras en la boca.

Contraindicaciones
La azitromicina está contraindicada en pacientes que tienen hipersensibilidad a esta droga o a cualquier otro antibiótico macrólido y ketólido, a la eritromicina o a cualquiera de los excipientes que contiene la fórmula de este producto.

Se han comunicado reacciones alérgicas a esta droga en muy pocas ocasiones. Los síntomas de reacciones alérgicas pueden ser recurrentes, y en esos casos requieren de periodos de monitoreo y tratamiento más prolongado.

Se debe usar azitromicina con precaución en pacientes con enfermedades hepáticas significativas debido a que la principal vía de eliminación de esta droga es el hígado.

Debido a que no hay datos sobre la utilización de azitromicina en mujeres embarazadas, se debe usar esta droga en el embarazo solo cuando sea absolutamente necesario y no haya otro tratamiento adecuado. Asimismo, no debe usarse en el tratamiento de mujeres en periodo de lactancia.

Interacciones medicamentosas
La azitromicina puede interactuar con otras drogas que se metabolizan a través del hígado. No se han estudiado detalladamente las posibles interacciones, sin embargo, se sabe que este principio activo interactúa con ciertos anticoagulantes sanguíneos, otros antibióticos, medicamentos para tratar enfermedades cardiacas. Por esto, es indispensable que todos los pacientes a los que se les prescriba azitromicina hablen con sus médicos y les comenten sobre cualquier medicamento que hayan estado tomando o todavía tomen, para que ellos puedan decidir sobre la terapia más adecuada y prevenir las posibles interacciones.

Por otro lado, es esencial recordar que no se debe tomar antiácidos mientras se usa azitromicina.

Presentación
Blíster de aluminio que contiene comprimidos recubiertos de 500 mg.

Polvo para suspensión oral en frasco de vidrio color topacio de de 15 ml, 30 ml y 37,5 ml.

Polvo para suspensión oral en sobres de 250 mg, 500 mg y 1000 mg.

No conservar a temperatura mayor de 30 ºC. No refrigerar. Conservar en el envase original. Mantener este y todos los medicamentos fuera del alcance de los niños.